dissabte, 14 d’abril de 2012

***

Mis alaridos de degollada remecían los estribos del palacio y hacían temblar a sus fantasmas.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada