dimecres, 15 d’abril de 2015

Tren-trin-che-ra


Todo se había ido al traste tras tres años atrincherado, pero ella seguía en el andén.

Me besó: - ¿Pero tú no estabas muerto?
Y yo nunca había estado tan vivo.

Lucía.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada