diumenge, 2 de desembre de 2012

Es uno de esos príncipes sin reino que corren por ahí esperando que los beses para transformarse en sapo. Imagina que me evaporaré si me toca y que, si no lo hace se va a evaporar él. Me tiene en un pedestal tan alto que no sabe ni cómo subirse. Es uno de esos príncipes que harían bien manteniéndose alejados de los cuentos y de las princesas que los habitan, ignora que todos los cuentos son mentiras, aunque no todas las mentiras son cuentos. Los príncipes no son azules y las durmientes, aunque sean bellas, nunca despiertan de su sueño.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada