dilluns, 29 d’abril de 2013

Escribe en mi piel y luego muerde tus palabras.


Donde sueno a callada, a desánimo, donde no quiero estar.

Ahí vuelve su fuerza, gritándole al silencio, contándole lo que hay allí fuera y no ha visto. Lo que queda por descubrir.
 Les enseña, que se conviertan en sus iguales, codo con codo, empezar la revolución. Es la inercia, la locomotora del movimiento, arrastrándolos sin querer y acierta. Acierta que antes ya se ha equivocado, ahora ya sabe más. 
Cuidado no te confíes, que llega él para que veas, que los que te enseñaban no saben ni la mitad que él, y tú, ni la mitad que ellos.
Pero ella va sin miedo, pisa fuerte sobre todo lo que dice, totalmente segura de algo de lo que aún no tiene ni idea.

Cuando la comisura de sus labios la hace dudar, los ojos de él leyendo su piel, su boca mordiéndole la palabra. Totalmente segura de que con él, no se equivocará, totalmente segura de algo, de lo que aún no tiene ni idea.

Starlink.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada